6 de septiembre de 2007

ESTEVEZ. PERSONALIDAD DE UN CRUZADO.




El Teniente Roberto Néstor Estévez nació un 24 de febrero de 1957. Era del signo de Piscis. Oriundo de Posadas, Misiones, era el séptimo de nueve hermanos. Hijo de Roberto Néstor Estévez y Julia Berta Benítez Chapo. Desde muy chiquito se comportó como un ser especial. Aprendió a leer y escribir a los cuatro años de edad y siempre fue muy compinche de sus hermanos, en especial de su hermana María Julia.
El “Toto” como le decían quienes lo querían, era un personaje.

Con tan sólo ocho años de edad, había hecho una historieta muy bien dibujada, donde el héroe de la misma, Rob-Dick (Rob, de Roberto, y Dick, vaya a saber por qué) era un gaucho con capa que libraba distintas aventuras, todas con un sentido nacional. Las historietas de Rob-Dick se extendieron durante cuatro años, y durante ese tiempo, el superhéroe nacional iniciaba una campaña para recuperar las islas Malvinas (de allí la mención que hace Estévez a su padre, en la carta póstuma: “…¿Te acordás cuando era chico y hacía planes, diseñaba vehículos y armas, todo destinado a recuperar las Islas Malvinas?…”)[1]

Fanático lector, era común que se quedara dormido con la luz encendida. De todos los temas que gustaba leer, su predilecto era la Historia Argentina. Inteligente y crítico, cuestionaba todo lo que no le parecía justo o verdadero, al extremo de que las maestras lo echaron varias veces del aula. No soportaba la mentira.
Solía decir, desengañado por lo mucho que le costaba todo, que era producto de que escribía con la mano izquierda, porque para los zurdos el mundo era al revés. No se daba cuenta de que justamente, el iba por el recto camino, y que era el mundo, quien iba, y sigue llendo, al revés.

Todo lo que se proponía no paraba hasta lograrlo. Sus metas no se las sacaba nunca de la cabeza.
Descubierta su vocación militar, un amigo le comento que los zurdos no entraban al Colegio Militar porque tenían problemas para manejar las armas y disparar. Estévez tenía diecisiete años. Frente a la posibilidad de quedarse sin ingresar a la Escuela Militar, aprendió a escribir y manejarse con la mano derecha. De lo que resultó, ambidiestro…
Inicialmente, Roberto decía que quería entrar al arma de Caballería, pero una vez en tema, se le escuchaba que prefería la Infantería porque sentía más ambiente de camaradería.

Ya en las FFAA se destacó por su voluntad y esfuerzo, amén de su gran inteligencia.

En su destino en el Regimiento 25 recibió el premio “Al mejor Infante”, además de ser distinguido con el honor de ser abanderado.

Sobresalió entre sus camaradas por su gran profesionalismo, su capacidad, y también, cuando la férrea disciplina lo permitía, por su alegría.

Excelente amigo y compañero; le gustaba toda la música, desde el chamamé hasta la clásica.

Dueño de una personalidad llana; hombre franco y directo, poseía una fe inquebrantable. Era un ferviente católico.

Queriendo ser el mejor en su especialidad, realizó el curso de Comandos a fines de 1981.

Su familia lo vio por última vez en ocasión de dicho curso, al realizarse el adiestramiento en la parte de “selva”, justamente en la provincia de Misiones, de donde eran oriundos.

Partió a Malvinas el día 27 de marzo de 1982 con el convencimiento de que no regresaría.

La carta póstuma para su padre y su familia quedó en el Regimiento, y le fue entregada a los familiares en julio de 1982, una vez conocido su fallecimiento, junto con sus objetos personales y una carta para su novia.

Rindió su existencia como un Cruzado, con fe en la causa justa que defendía y en la certeza de que su vida no le pertenecía.

Dios nuestro Señor posee su alma ahora, y en el Paraíso duerme el sueño de los justos.

¡¡Teniente Estévez…Dios y Patria o Muerte!! ¡¡En su memoria!!

Federico Gastón Addisi.

Agradecimiento:

Muy especialmente a la hermana de Roberto Estévez; María Julia, quien gentilmente suministró la mayor parte de la información sobre la faceta personal de su hermano que aquí se expone. Dios la proteja e ilumine.

Bibliografía:

RUIZ MORENO, Isidoro, Comandos en acción, Buenos Aires, Emecé, 1992.
 

Carta del Teniente Estevez; héroe de Malvinas, a su padre.
 
                "Querido Papá: Cuando recibas esta carta yo, ya estaré rindiendo mis acciones a Dios Nuestro Señor. El, que sabe lo que hace,
así lo ha dispuesto: que muera en el cumplimiento de la misión. Pero fijate vos ¡qué misión! ¿No es cierto?
¿Te acordas cuando era chico y hacía planes, diseñaba vehículos y armas, todo destinado a recuperar las Islas Malvinas y restaurar en ellas
Nuestra Soberanía? Dios, que es un Padre Generoso, ha querido que éste, tu hijo, totalmente carente de méritos, viva esta experiencia única
y deje su vida en ofrenda a Nuestra Patria. Lo único que a todos quiero pedirles es,
1º) Que restauren una sincera unidad en la familia bajo la Cruz de Cristo;
2º) Que me recuerden con alegría y no que mi evocación sea la apertura a la tristeza, y muy importante,
3º) Que recen por mí.
          Papá, hay cosas que, en un día cualquiera, no se dicen entre hombres pero que hoy debo decírtelas:
Gracias por tenerte como modelo de bien nacido, gracias por creer en el honor; gracias por tener tu apellido,
gracias por ser católico, argentino e hijo de sangre española, gracias por ser soldado,
gracias a Dios por ser como soy y que es el fruto de ese hogar donde vos sos el pilar. Hasta el reencuentro, sí Dios lo permite.
                Un fuerte abrazo. Dios y Patria ¡O Muerte!".
Roberto.
 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

UN RECUERDO EMOCIONADO PARA EL TTE.ESTEVEZ, CAMARADA DE FIERRO Y AMIGO"TOTO" "PERRO LOCO" TE RECUERDO CON NOSTALGIAS LAS MATEADAS Y TUS SUEÑOS DE HOMBRE LIBRE.DIOS TE GUARDE EN SU SENO,!VIVA LA PATRIA!!VIVA EL TTE. ESTEVEZ!!

Anónimo dijo...

LA VERDAD EL TENIENTE ESTEVEZ NUNCA MURIO ESA GENTE CON ESE VALOR NUNCA MUERE SIGUE LO MAS PROBABLE ES QUE SU ESPIRITU SIGUE LUCHANDO CONTRA LOS INGLESES Y CON MAS FUERZAS QUE ANTES EN NUESTRAS QUERIDAS ISLAS MALVINAS.LA VERDAD NO TUVE EL PLACER DE CONOCERLO NI NADA PARECIDO PERO DESDE QUE ESCUCHE SU HISTORIA HACE UN PAR DE AÑOS NO E DEJADO DE PENSAR EN EL DEBE DE HABER SIDO UN MUY BUEN TIPO Y NUNCA HABIA LEIDO LA CARTA QUE ESCRIBIO A SU PADRE AYER TUVE EL PLACER Y EL HONOR DE LEERLA Y SE ME EXTRMECIO HASTA EL ULTIMO PELO DEL CUERPO PIENSO QUE GENTE COMO EL NO PUEDE VIVIR ENTRO LOS MORTALES POR ESO DESAPARECEN.POR QUE EL MUNDO Y EL PAIS NO SON DIGNOS DE QUE ESTE TIPO DE GENTE VIVA EN ELLOS.El HEROE DEL TENIENTE ESTEVEZ DEBERIA SER RECORDADO MAS.DESDE EL FONDO DE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON LE DOY LAS GRACIAS POR LUCHAR POR MI QUERIDO PAIS SU PAIS Y LUCHAR CONTRA LA TIRANIA SOLO PUEDO PROMETERLE UNA COSA CUALQUIER DIA DE MI VIDA QUE SIENTA LA PALABRA MALVINAS O GUERRA PENSARE EN ESTE HEROE ANONIMO DESINTERASADO, HONESTO DIGNO.

jmm dijo...

Queridos amigos:

Soy un español, católico y padre de 8 hijos, con gran vocación militar. En mis tiempos de preparación para el ingreso en la Academia General Militar ( lo que ustedes llaman Colegio Militar) llegó a mis manos la emocionante, profunda y sentida carta del Teniente Estévez. Desde entonces la guardo como ejemplo de combatiente, patriota y católico. A lo largo de estos años la he fotocopiado y difundido decenas de veces a personas que he conocido y que sé que la apreciarán en lo que vale y que defienden los mismos Principios e Ideales, entre ellos a mis hijos mayores. En mi Patria,España, tenemos un caso parecido de un joven Teniente de Paracaidistas que cayó en Sidi-Ifni (antiguo Sáhara español)en 1957 ( Curiosamente el mismo año en que nació su compatriota y camarada Estévez) Aquí les dejo la carta que encontraron en su pecho cuando recogieron su cadáver.

Con la seguridad de que Dios les tendrá en su Gloria a los dos Cruzados quiero gritar, desde el fondo de mi alma:

Tenientes Estévez y Ortíz de Zárate ¡¡¡ Presentes !!!

Oración del Teniente Ortiz de Zárate

Oh, Dios, Señor de los que dominan, Guía Suprema que tienes en tus manos las riendas de la vida y de la muerte, escucha mi oración de guerra:

Haz, Señor, que mi alma no vacile en el combate y mi cuerpo no sienta el temblor del miedo. Haz que yo te sea tal en la guerra como te lo fui en la paz. Haz que el silbido agudo de los proyectiles alegre mi corazón. Haz que la sed y el hambre, el cansancio y la fatiga no lo sienta mi espíritu, aunque lo sienta en mi cuerpo y en mis huesos .Que mi alma, Señor, esté siempre tensa, pronta al sacrificio y al dolor. Que no rehúya, ni en la imaginación siquiera, el primer puesto en el combate, la guardia más dura en la trinchera, a la misión más difícil en el avance. Pon destreza en mi mano para que mi tiro sea certero. Pon caridad en mi corazón para que mi tiro sea sin odio. Haz por mi fe, que yo sea capaz de cumplir lo imposible. Que desee vivir y morir a un tiempo. Morir como tus Santos Apóstoles, como tus viejos profetas, para llegar a Ti. Vivir como tus abnegados misioneros, como tus antiguos Cruzados, para luchar por Ti. Te pido, Señor, que mi cuerpo sepa sufrir con la sonrisa en los labios. ¡Como sufrían tus mártires, Señor!

Concédeme, ¡Oh¡ Rey de las victorias, el perdón por mi soberbia. Quise ser el soldado más valiente de mi Ejército, el español más amante de mi Patria. ¡ Perdona mi orgullo, Señor !

Te lo ruego por mis horas en vela, el fusil y el oído atentos a los ruidos de la noche. Te lo pido por mi guardia constante en el amanecer de cada día. Por mis jornadas de sed y de hambre, de fatigas y de dolor. Si lo alcanzo, Señor, ya mi sangre puede correr con júbilo por los campos de mi Patria y mi alma puede subir tranquila a gozarte, en el tiempo sin tiempo de Tu eternidad.
(El Teniente Ortiz de Zárate, de las Fuerzas paracaidistas del Ejército de Tierra, cayó en la Guerra de Ifni, 1957, al mando de su Sección, mientras escoltaba un convoy sanitario que tenía que llegar a T´Zelata. Antes de partir dijo: “Entraré en T´Zelata o en el cielo”. Esta oración, escrita de su puño y letra, fue encontrada en su uniforme cuando rescataron su cuerpo)

Tati dijo...

Corria el año 1980, Muchos jovenes cordobeses habiamos sido destinados en cumplimiento del servicio militar obligatorio a nuestra Patagonia. A un grupo nos toco formar parte de la Compañia B del Regimiento de Infanteria Mecanizada 25 en la Ciudad de Sarmiento Chubut. Recuerdo como si fuera hoy, la mistica que nuestro Jefe de Seccion Subteniente Roberto Estevez imprimia en cada palabra, y mas aun en sus gestos. Lo seguiamos por su coherencia, su valor, su firmeza y sentido de justicia. Tube la suerte de admirar su don de mando, su rectitud, el respeto por el soldado.No estube en Malvinas,pero si el orgullo de conoce a este por entonces joven de 22 años, que sembro con sus acciones el sentido de una vida con honor en mi. Hoy, a 27 años de su muerte, como docente de Recursos Humanos de Nivel Secundario; en tiempos de carencia de dirigentes y lideres abnegados, relato y mantengo viva la memora de este verdadero heroe en nuestros jovenes; El no dudo de entregar su vida por la patria. Todavia retumba en mi corazon las ultimas frases de la oracion del soldado cuando por las noches rezabamos a nuestro Señor con él :
"Señor...ayudame a vivir...y si fuera necesario a morir como un soldado" Oramos por tu alma.Tu recuerdo se mantendra vivo en cada argentino.Que en paz descanses Tte. Roberto Estevez

Anónimo dijo...

Que se puede decir de este heroe, que no se haya dicho. Estoy orgulloso de ser Posadeño y Misionero, cuando uno tiene como representante al Teniente Estevez, una persona que se ha desprendido de lo mas valioso, que es la vida, en pos de la libertad y el derecho a ser soberano. En nuestra provincia lo debriamos tener como hereo como lo fue Andresito. Espero en algún momento de mi vida poder rendirle un homenaje a su entrega y hombria de bien y si tengo la posibilidad de cruzarmelo en el cielo allá tambíen le rendiré un homenaje!!!! Viva la Patria Carajo...