2 de enero de 2012

RUINAS DE CUARTEL DE LA MAZORCA, EN EL BARRIO DE BARRACAS


Hallamos las siguientes fotografías de lo que fuera el antiguo cuartel de la Mazorca (o “Más Horca”) en tiempos de Juan Manuel de Rosas. Son dos imágenes en total, pertenecientes al Sr. Sergio Evrard.

En la primera, puede apreciarse parte del frente del derruido cuartel, con sus añejos enrejados, un antiquísimo farol de color negro, las arcadas por donde, alguna vez, pasaron los custodios del orden federal y la maleza, que parece querer destruir este jalón de patria gaucha.

Los contornos de estas ruinas, dejan ver toda una arquitectura de la época, de estilo español con tintes criollos, muy distinta de la que vino luego de Caseros, donde los “civilizados” se enceguecieron con “europeizar” nuestras pampas, nuestras arquitecturas y nuestras vidas.

En la segunda y última imagen, el fotógrafo se centró en un brocal de la misma época; brocal o aljibe, es lo mismo. Si alcanzan a percibirlo, es de antigua factoría, lo mismo el espectacular trabajo que presenta la reja superior que es por donde se colocaba la roldada y el balde para extraer el agua. Además, nótese que el brocal se situaba enfrente de la puerta principal del cuartel mazorquero, muy típico, por cierto, en cualquier tipo de construcción del siglo XIX.

Estas ruinas gloriosas parecen condenadas a su más triste desaparición y olvido. Yacen dentro de un predio que causa, su sólo nombramiento, algún erizamiento o conmoción: en los Talleres Protegidos de Rehabilitación Psiquiátrica donde se encuentran los Hospitales “Borda” y “Moyano”, en el barrio de Barracas, Capital Federal. Más precisamente, entre las calles Brandsen, Dr. Ramón Carrillo, Suárez y Avenida Amancio Alcorta.

Es una tarea por demás difícil esta de rescatar los espacios por donde transcurrió la historia de la Santa Federación. Sea porque no han quedado registros, o porque han demolido casas o edificios, o bien, porque hoy permanecen secretamente ocultos en algunos lugares que, como el que nombramos anteriormente, son de acceso restringido y para nada turísticos.



Además, existe, en el caso puntual de la Mazorca, una falsa pero contundente condena historiográfica cuyas consecuencias llegan hasta nuestros días. Luego de 157 años de su fusilamiento, Jóvenes Revisionistas rindió un homenaje –el primero en la historia patria- a la memoria del coronel Ciriaco Cuitiño, jefe de la Mazorca, en el cementerio de La Recoleta (http://jovenesrevisionistas.blogspot.com/2010/12/jovenes-revisionistas-homenajeo-ciriaco.html). 157 años. ¿Tenemos real conciencia del tiempo que ello significa? ¿Podemos comprender la cantidad de mentiras y barbaridades que se han volcado en 157 años contra Cuitiño y demás leales mazorqueros federales?

La reivindicación de los funcionarios rosistas es una lucha titánica, y más aún si los rescates se hacen hacia los que conformaron la Mazorca. Por eso, no es de extrañarnos el estado de abandono en que se encuentra una reliquia como la del cuartel de la Mazorca, ni tampoco las instituciones psiquiátricas que cerca de él se instalaron.

Por otra parte, saludamos este registro fotográfico –aun siendo escaso- que un alma inquieta y llena de amor por la historia argentina hizo sobre las ruinas ocultas del cuartel de la Mazorca, la cual dejó de funcionar el 1° de junio de 1846 por decreto de S. E. el Ilustre Restaurador Rosas.

Jóvenes Revisionistas

3 comentarios:

Marca de Rosas dijo...

Estimado Sr. Turone, disculpe que no es el tema. Desearía saber, en lo posible, su opinión sobre los siguientes tres libros (o de los autores en sí):

1) "ROSAS - VISTO POR SUS CONTEMPORÁNEOS" de José Luis Busaniche.

2) "HISTORIA ARGENTINA" de José Luis Busaniche.

3) "LAS IDEAS POLÍTICAS DE JUAN MANUEL DE ROSAS" de Arturo Enrique Sampay.

Un Abrazo Federal desde La Plata.

JOVENES REVISIONISTAS dijo...

Estimado:

De las 2 obras que menciona en su mensaje de José Luis Busaniche, solamente tengo referencias de "Rosas. Visto por sus contemporáneos". Es muy interesante la cantidad de opiniones que recopiló sobre personalidades y viajeros contemporáneos al régimen rosista, lo cual da un marco lo suficientemente serio como para que ese libro sea tomado como referencia documental.

No hay que olvidar que Busaniche fue un profundo estudioso de las crónicas más importantes escritas por viajantes extranjeros durante esos tiempos, como por ejemplo la del excursionista inglés Samuel Greene Arnold ("Viaje por América del Sur, 1847-1848") o la de su coterráneo William Mac Cann ("Viaje a caballo por las provincias argentinas").

José Luis Busaniche es un autor que bien merece ser leído, dado que comenzó adhiriendo con fervor a la escuela historiográfica liberal pero, en medio de su inquietud intelectual, se vio tentado a seguir los rastros de los caudillos federales y sus administraciones. Arturo Jauretche dijo de Busaniche, que se trató del "más patético ejemplo de honestidad intelectual", al tiempo que lo ubica como "revisionista independiente", pues, como aclaro otra vez, Busaniche tuvo una raigambre netamente liberal.

En cuanto a Arturo Sampay, prácticamente no he leído sus obras históricas, sino, más bien, algunos apuntes sobre cuestiones jurídica-legislativas contamporáneas. El actual presidente del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas "Juan Manuel de Rosas", el Dr. González Arzac, esto ha dicho sobre la idea que tenía Sampay sobre Rosas: "Sampay no fue “rosista”, sino un estudioso del pensamiento político de Rosas con criterio crítico, al punto de calificar como “reaccionarias” sus ideas. El término “reaccionario” fue utilizado por ese autor “con el exacto significado que le da al vocablo la ciencia política, a saber, la doctrina que propugna o el politico que pretende restaurar no decaídos principios de conducta social objetivamente valiosos, sino formas jerárquicas de vida colectivas allanadas por el progreso social” .

Un dato que quizás pocos saben, es que Sampay fue miembro de la masonería.

Espero que con estos datos escasos, pueda guiar en algo su inquietud sobre Busaniche y Sampay.

Un cordial saludo para usted.


Gabriel Turone
Presidente de Jóvenes Revisionistas

Marca de Rosas dijo...

Estimado Sr. Gabriel Turone,

Muchísimas gracias por su valiosa respuesta. Muy revelador lo de Sampay. Ahora entiendo, en parte, la critica de Abelardo Levaggi hacia el libro de éste.

Un Abrazo Federal desde La Plata.

¡¡¡VIVA EL RESTAURADOR DE LAS LEYES, EL ORDEN Y LA TRADICIÓN CATÓLICA BRIGADIER GENERAL DON JUAN MANUEL DE ROSAS!!!