9 de marzo de 2011

LA COMANDANCIA DE LOS SANTOS LUGARES DE ROSAS HOY (2011)



Así luce hoy la Comandancia de los Cuarteles de los Santos Lugares de Rosas, donde habitó el Restaurador de las Leyes en los momentos más críticos de las guerras contra los unitarios y las potencias extranjeras.

La imagen muestra el frente de dicha edificación, lo único que quedó de una de las más grandes divisiones militares de la Santa Federación que, entre batallones de cristianos e indios, llegó a tener una tropa compuesta por entre 13.000 y 16 mil hombres.

El techo no es original, pues antiguamente había una azotea. Las rejas de las ventanas tampoco lo son. Las paredes, los marcos de las ventanas y el trozo de madera que cruza la entrada son de la época de Rosas.

Allí también vivió el secretario y edecán de Santos Lugares, Antonino Reyes, un Federal Neto que al escapar de la prisión por 1855 evitó ser fusilado por los salvajes unitarios.




En el interior del recinto histórico, que consta de tres salones inmensos, se exhiben objetos originales de una de las etapas más gloriosas de la Patria: la Federación. Aquí se observa un Chaleco Federal, prenda que por decreto debía ser usado obligatoriamente para distinguir a los argentinos amantes del orden y el patriotismo de aquellos que simpatizaban con el partido unitario de las logias, la anarquía y la extranjerización.

Esta simbólica pieza causa profunda admiración a quienes se dedican a investigar los años rosistas con vistas al esclarecimiento definitivo de la historia argentina.

El uso del legendario Chaleco Federal terminó unos días luego de concluida la batalla de Caseros (1852), por orden expresa del loco salvaje traidor unitario Justo José de Urquiza. No obstante, esperamos, pacientes, el retorno de su lucimiento por las ciudades y calles del país.



Otra pieza interesantísima para curiosos que está dentro de la antigua Comandancia: loza federal hallada en alguna huella perdida de la tierra querida. Nótese la leyenda que hay en el centro de la misma; dice: "Viva la Federación".

¿Cuántos guisos carreros o 'empanadas federales' se habrán degustado en esta loza? Espléndido testimonio que nos llega a nuestros días gracias al revisionismo histórico que nunca descansa.


En el lado opuesto a la entrada de la Comandancia (actual "Casa de Rosas", según la denominación que tiene al presente) se puede ver el antiguo paredón, ya contemporáneo, de lo que fue la orgullosa Fábrica de Aviones Argentinos (F-A-A). Algunos memoriosos nos hablaban de la cantidad de aviones que de allí salieron cuando los dos primeros gobiernos del teniente general Juan Perón. Como una postal del país colonial y postrado que hoy tenemos, la F-A-A quedó hace décadas abandonada, y su silencioso testimonio de tiempos briosos es este paredón.

Algo así fue el final del Cuartel General y Comandancia de los Santos Lugares. Un día después de terminada la infame batalla de Caseros, el 4 de febrero, una división del Ejército Brasileño entró impunemente a sus establecimientos y saqueó y rompió todo cuanto pudo. En algunos museos de armas del Brasil seguramente hay armamentos del siglo XIX que pertenecieron a nuestro país, y que fueron robados aquel 4 de febrero de 1852.

Un unitario salvaje aunque inteligente, el general José María Paz, se encargó de censar lo que aún quedaba en ruinas del glorioso lugar. Al finalizar esta tarea, el predio se transformó en una escuela para varones de la zona, dirigidas por el maestro español Diego Pombo.

Pombo no duró mucho en dichas funciones. Para 1857, y a raíz de que muchos de sus alumnos dejaban la escuela, decidió mudarse a otra ciudad de la campaña, para nunca más regresar. Dijo, entonces, que el cierre del Cuartel General de los Santos Lugares quitó numerosas fuentes de trabajo a los hombres que habitaban cerca de allí, por lo que éstos indujeron a sus hijos a que busquen trabajo en lugar de que asistan a la escuela.

La Comandancia sobrevivió gracias al esfuerzo de argentinos honestos que lograron declarar al sitio como Lugar Histórico Nacional promediando la década del 90 del siglo XX.


Por Jóvenes Revisionistas

2 comentarios:

El Restaurador dijo...

Nuestro unico problema es la estatua de Camila...impuesta por un Intendente Radical y liberal (sin embargo como es aliado de Cristina no nos molesta y nos deja utilizar el Museo que está en perfectas condiciones). Pero bueno tenemos muchas otras a favor como el de poder todos los meses realziar conferencias, reunirnos.
Viva la Confederación Argentina
http://revisionistasdesanmartin.blogspot.com/

Ramon Otero dijo...

Felicitaciones por el sitio, está de verdad genial: ¡Viva La Santa Federación!